La vivienda de la Antigüa Grecia

Ciudad griega

La ciudad-estado griega, la polis, tenía un plano ortogonal, más regular cuanto más organizada estuviese la ciudad. Tenían edificios y lugares públicos donde se reunía el pueblo, y donde se organizó la democracia y surgió la filosofía. Estos lugares son los templos, el ágora, el mercado que a veces estaba cubierto con soportales (la stoa). También fue necesario construir edificios de administración y de ocio, como los teatros y los estadios.

external image tema_48_2_clip_image002.jpg
El plano tópico es el que aplicó en Mileto Hipodamos, al que Aristóteles atribuye el habernos legado la doctrina de la distribución lógica de la ciudad. Este plano se basa en la disposición ortogonal de las calles y las manzanas. Todas las calles debían de tener la misma anchura, y la distribución de oficios debería hacerse con criterios lógicos. Los griegos construyeron colonias en diferentes partes del Mediterráneo, y para la construcción de nueva planta de una ciudad este tipo de plano es muy útil. Ciudades como Mileto, Atenas, Esparta, Antioquía, etc., tienen esta tipología, modificada sólo por la topografía. Siempre que se puede, el plano está orientado en dirección norte-sur, con lo que todas las viviendas tenían una fachada con vistas al sur.

La casa griega

La casa griega se organiza en torno a un patio central. Solían ser de adobe, y no especialmente de buena calidad: en Grecia se daba más importancia a la vida pública que a la privada. Las casas ordinarias se componían de un piso bajo con dos piezas muy pequeñas, y de un piso alto, al que se subía ordinariamente por una escalera exterior. La parte inferior estaba abierta en la roca y las paredes eran de madera, de ladrillos o de argamasa. En el interior de las viviendas, las paredes estaban blanqueadas con cal; no había chimeneas. Las casas ricas se parecían a los palacios homéricos, y comprendían tres partes:
  • Una entrada que guardaba un portero,
  • El departamento de hombres, cuyas salas y cámaras daban a un patio rodeado de un pórtico
  • Y por último, el departamento de mujeres, que daba a un jardín
Durante el periodo helenístico este tipo de ciudad se extiende por todo el mundo ya que se crean muchas urbes nuevas, varias con el nombre de Alejandría en la antigua Persia. Sin embargo, en parte, los lugares tradicionales, como el ágora, habían perdido su función.


Las casas en la Grecia Antigüa

El bienestar y la alegría del hogar, llamaban muy poco la atención al griego, porque su mayor parte de tiempo lo pasaba ocupado en sus negocios, ejercicios físicos, política y ceremonias. Vivía no para su familia, sino para la ciudad, por lo que el lujo de esta (no en todos los caos) era su orgullo. Se c​ontentaba personalmente con una vida sencilla y modesta, con tal que los monumentos y fiestas a sus dioses provocaran admiracion universal.

Las casas ordinarias se componían de un piso bajo dividido en dos piezas muy pequeñas, y de un piso alto, al que se subía ordinariamente por una escalera exterior. La parte inferior estaba abierta en la roca y las paredes eran de madera, de ladrillos o de argamasa. En vez de forzar las cerraduras, los ladrones se contentaban con perforar el muro. En el interior, las paredes estaban blanqueadas con cal; no había chimeneas, la familia se calentaba con brasero. Los techos eran planos y en numerosas ocasiones sirvieron para levantar sobre ellos una segunda planta que sobresalía sobre el eje de la calle, lo que era castigado por la administración pública con tributos. Los suelos de las viviendas eran de barro. Para evitar incendios el fuego era encendido en la calle, aunque no era muy frecuente la existencia de braseros ni chimeneas debido a la carestía de la leña y la práctica inexistencia de conductos de ventilación en los hogares..

external image Fig1aOK.gif
Cuando el agua del pozo no era suficiente debía acudirse a la fuente pública, trabajo casi siempre reservado a las mujeres.Las casas ricas se parecían a los palacios homéricos, y comprendían tres partes una entrada que guardaba un portero, el departamento de hombres, cuyas salas y cámaras daban a un patio rodeado de un pórtico, es decir, de una galería cubierta sostenida por columnas, y, por último, el departamento de mujeres o gineceo, que daba a un jardín. Los muebles principales consistían en butacas, sillas, trípodes, taburetes, lechos de reposo, lechos de mesa —porque se comía tendido — y cofres para las ropas. Las paredes estaban decoradas de pinturas, y los suelos cubiertos de alfombras y cojines.


En principio, los griegos hacían sus casas con adobes. Se construían unas junto a otras desordenadamente, y el número y la distribución de las habitaciones obedecían a los accidentes y extensión del terreno del que disponían. La luz se obtenía a través de las ventanas y claraboyas sin cristales, situadas a una altura que protegía la intimidad familiar de la vista de los viandantes.
A menudo un patio interior proporcionaba luz y aireación a las habitaciones que daban a él. Las paredes exteriores eran tan vulnerables que los ladrones preferían agujerearlas antes que forzar la puerta de entrada.
No eran casas demasiado cómodas ni agradables, pero eran suficientes para satisfacer las necesidades de sus inquilinos que, generalmente, pasaban la mayor parte del día fuera de la casa, en los grandes espacios públicos al aire libre.
En el siglo IV a. C., los cambios políticos y económicos de las ciudades motivaron que los ciudadanos se desentendieran de los asuntos políticos y no participaran tanto de la vida de la calle.
Por esto, cada vez hubo más demanda mde comodidades y espacios en el interior de las viviendas.

Finalmente, en época helenística, las casas se hacen más lujosas. Las casas de los ricos están hechas a base de materiales nobles.
En la casa griega, las habitaciones se distribuyen alrededor de un patio interior. Las salas dedicadas a recibir visitas constan generalmente de un vestíbulo y de un comedor, y suelen estar en la parte más accesible de la casa. El nombre de estas habitaciones, andron, significa ‘apartamento de los hombres’, puesto que las mujeres y los niños ocupaban las habitaciones más alejadas de la calle, o estaban en el piso superior.
Los muebles no eran complicados, y servían para una vida social relativamente simple. Había baúles y divanes para comer o dormir indistintamente. El qrovno" era un asiento honorífico, reservado al dueño de la casa o al huésped más distinguido. La mesa en que se servían las comidas era una especie de velador (travpeza).

En los barrios populares la mayoría de las casas era muy pequeña y tenía solamente una planta baja con dos o tres minúsculas habitaciones. Los alimentos se cocinaban al aire libre, sobre un brasero, pues parece que hasta el siglo IV a. de C. las casas carecían de cocina.


Arquitectura de la Antigüa Grecia



Tanto desde el punto de vista histórico general como desde el de la historia de la arquitectura se considera la Grecia antigua dividida en tres épocas: - La arcaica, que comprende desde mediados del siglo VII antes de Jesucristo hasta el año 480, también antes de Jesucristo año en que fue rechazada la invasión Persa. - La Clásica, que va desde el citado año hasta la muerte de Alejandro Magno, en el año 323 antes de Jesucristo. - La helenística, o periodo ultimo, que llega hasta la consolidación del Imperio Romano.

Los templos griegos

Desde que en el año Próximo Oriente empezaron a desarrollarse las grandes concentraciones urbanas, dos milenios antes de la aparición de las ciudades griegas, uno de los elementos fundamentales que distinguen a la ciudad y la separan de la aldea prehistoria es la presencia de unos edificios especiales: el templo, donde gira la vida religiosa, y el palacio en el que reside el poder civil. Cuando se estructura la ciudad griega, en la época arcaica, el poder real ya ha desaparecido en el mundo griego, sustituido por los grupos aristocráticos, que son los que detentan el poder. No existen, por tanto, palacios en las ciudades griegas. Los únicos edificios que, desde el punto de vista constructivo, se distinguen por encima de las mediocres viviendas monumentales destinados templos, puesto que tampoco hay edificios monumentales destinados a la vida civil colectiva. Estos últimos aparecerán mas tarde, sin nunca alcanzar, no obstante, la importancia de los templos.

external image 000502132.png
El templo griego es una creación de la época arcaica, basada en elementos anteriores, y que llego a través de una tradición imposible de seguir por falta de datos. Los edificios anteriores al siglo VII, antes de Jesucristo, como es de suponer, eran en buena parte de madera y no se han conservado. El templo griego era, relativamente, de pequeñas dimensiones, por la tendencia anticolosal típica del arte griego y a la vez porque funcionalmente no era necesario un edificio de grandes proporciones, puesto que las ceremonias litúrgicas de masas se celebraban al aire libre. El templo era básicamente la casa del Dios o, mejor dicho, la casa que albergaba las imágenes sagradas. Los arquitectos no dirigieron sus esfuerzos hacia el tamaño, sino hacia la calidad y el cuidado del detalle. La planta del templo es muy uniforme, con variantes solo de detalle. Se eleva en un recinto sagrado llamado Tememos, al que accede por una puerta( Propileos), o varias, mas o menos monumental. La Cella o Naos, rectangular y alargada que es la cámara donde reside la imagen de la divinidad. La Cella acostumbrada estar precedida de un pórtico (Pronaos) y tener en el extremo opuesto una cámara (opistódomos) a la que se entra desde el exterior y no tiene comunicación con la Naos y sin entrada por la fachada trasera (Adyton). Este ultimo es el caso menos frecuente.

Se solia dedicar el opistodomo a tesoro del templo. Sobre esta base funcional, existen diferentes variantes por la disposicion de las columnas a su alrededor, según se limiten a la entrada o formen dos o cuatro pórticos rodeando la estructura central que acabamos de describir. El tipo mas simple es el de planta in ontis, en que solo hay columnas en la entrada, esto es, en la pronaus. Se viene utilizando también la nomenclatura o serie de denominaciones de los diferentes templos de acuerdo con las columnas que damos a continuación..

Próstilo: Es el templo que solo tiene pórtico de columnas en la fachada.
Anfipróstilo: Es el que presenta columnas también por la parte del opistodomo.
Preiptero: Es de este tipo el templo cuya columnata lo rodea totalmente.

Dependiendo de el numero de columnas existentes se clasifican en:

Dístilo: Si solo hay dos columnas, lo que ocurre únicamente en los templos muy pequeños.
Tetrasilo: Si las columnas son cuatro.
Hexastilo: si las columnas son seis.
Octastilo: Si es ocho el numero de columnas. Como es natural , el numero de columnas de la fachada estaba en relación con las dimensiones del edificio. El tipo corriente fue el de seis columnas y solo los templos que alcanzan las máximas dimensiones disponen de ocho.