El boxeo griego antiguo




El boxeo griego antiguo es un deporte que se remonta como mínimo al Siglo VIII a. C. (la época de la Ilíada de Homero) y que se practicaba en las polis griegas en diversos contextos sociales. La mayoría de las fuentes sobre el boxeo griego antiguo son fragmentarias o legendarias, cosa que hace difícil reconstruir de manera detallada las reglas, los usos y la historia que rodeaba esta actividad. Aun así, se sabe con certeza que el boxeo con guantes fue una parte significativa de la antigua cultura atlética griega durante el primer periodo clásico.

Hay pruebas arqueológicas y artísticas del boxeo griego antiguo (pyx o pygme en griego antiguo) ya desde los periodos minoico y micénico. Hay muchas leyendas sobre el origen del boxeo en Grecia; por ejemplo, hay una que explica que Teseo se inventó una forma de boxeo en la que dos hombres se sentaban cara a cara y se empezaban a dar puñetazos hasta que uno de los dos caía muerto. Con el tiempo, los boxeadores comenzaron a combatir de pie, completamente desnudos, con los puños protegidos por guantes (con púas) y los antebrazos vendados hasta el codo.
Según la Ilíada (canto 23), los guerreros micénicos practicaban el boxeo como parte de las competiciones que se celebraban en honor a los caídos, aunque es posible que Homero reflejase una cultura griega más antigua. El boxeo es una de las disciplinas de los juegos funerarios que se dispuntan en honor de Patroclo, el amigos de Aquiles muerto en combate hacia el final de la guerra de Troya. Es en commemoración de la muerte de Patroclo que el 688 a. C. los griegos introdujeron el boxeo (pygme o pygmachia) en los Juegos olímpicos en la antigüedad. Los participantes se entrenaban golpeando un saco (korykos) y se cubrían las manos con tiras de cuero (himantes) que les dejaban los dedos libres; a veces también se protegían las muñecas y el pecho de la misma forma.
El erudito e historiador Filóstrato aseguraba que en un principio el boxeo se desarralló en Esparta para endurecer el rostro de los guerreros que entrarían en batalla. Los primeros espartanos creían que los yelmos eran innecesatios y el boxeo los preparaba para los golpes que recibirían durante el combate.[1[[http://es.wikipedia.org/wiki/Boxeo_en_la_Antigua_Grecia#cite_note-0|]]] Los espartanos, sin embargo, nunca participaron en competiciones de boxeo, ya que creían que era una manera poco honrosa de caer derrotado.[2

Equipamiento [editar]

external image 180px-Boxer_of_quirinal_hands.jpgexternal image magnify-clip.png Detalle de las tiras de cuero de las manos.
Hasta aproximadamente el 500 a. C., los boxeadores se protegían los nudillos de las manos con los himantes, unas protecciones creadas mediante tiras de piel de vaca de entre 3 y 3,7 metros de largo con las cuales se enrollaban las manos. Hacia el 400 a. C. se introdujo los sphairai, muy similares a los himantes, pero con la parte interior acolchada y la parte exterior mucho más dura y rígida.[3[[http://es.wikipedia.org/wiki/Boxeo_en_la_Antigua_Grecia#cite_note-2|]]]
Después de la introducción de los sphairai, muy pronto se incorporaron los oxys, unas gruesas cintas de cuero que protegían las manos, las muñecas y los antebrazos, una banda de lana en el antebrazo permitía que el combatiente se secase el sudor. Las tiras de cuero se extendían hasta el antebrazo para dar un mayor apoyo en el momento del golpeo, y se reforzaron los nudillos también con cuero.[4[[http://es.wikipedia.org/wiki/Boxeo_en_la_Antigua_Grecia#cite_note-3|]]]
Por otro lado, los boxeadores también utilizaban los korykos, que eran los equivalentes a los modernos sacos de entrenamiento. Se utilizaban para practicar en la palestra y se rellenaban de tierra, harina o mijo.


Reglas [editar]

external image 150px-Boxers_Staatliche_Antikensammlungen_1538.jpgexternal image magnify-clip.png El boxeador de la derecha hace la seña de abandonar la lucha levantando el dedo(ca. 500 a.C.).
Nuestro conocimiento de las reglas del boxeo en la antigua Grecia se basa en referencias históricas e imágenes. Las mismas son solo deducciones y no certezas, ya que nos han llegado pocas referencias y fuentes en buen estado.[5[[http://es.wikipedia.org/wiki/Boxeo_en_la_Antigua_Grecia#cite_note-4|]]]
  • No se podía coger al rival ni utilizar técnicas de lucha.
  • Se aceptaba cualquer tipo de golpe con la mano, pero no se podía coger ni arañar con los dedos.
  • No había ring.
  • No había asaltos ni límite de tiempo para el combate.
  • La victoria llegaba cuando uno de los dos boxeadores abandonaba o quedaba incapacitado.
  • No había diferentes categorías según el peso; los contrincantes se elegían al azar.
  • Los jueces hacían cumplir las normas golpeando a los infractores con una vara.
  • Si el combate se alargaba demasiado, los púgiles podían optar por un intercambio de golpes sin defenderse.

CARRERAS DE CARROS

Las carreras de carros eran uno de los deportes más populares de la antigua Grecia y Roma. Solían ser peligrosas tanto para los aurigas como para los propios caballos, quienes con frecuencia sufrían serias lesiones, llegando incluso a fallecer. Este deporte generaba un fuerte entusiasmo en los espectadores comparable al actual interés por el automovilismo. Algunos de los aspectos de la organización de las carreras de carros se equiparaban a las actuales prácticas en deportes profesionales. En las carreras de carros, según el estilo romano, los equipos estaban formados por los diferentes grupos que la financiaban, compitiendo a veces por los servicios de los conductores más expertos. Estos equipos tenían un gran apoyo por parte de los espectadores, lo que en ocasiones provocaba disturbios entre los seguidores de los diferentes equipos. A veces los combates eran politizados, de modo que el deporte comenzó a ser algo más que las carreras en sí mismas y empezó a afectar al total de la población. Esto ayuda a explicar por qué los romanos y más tarde los emperadores bizantinos tomaron el control de los equipos y designaron a varios funcionarios con objeto de supervisarlos. El deporte comenzó a perder importancia tras la caída del Imperio romano de Occidente, aunque sobrevivió durante un tiempo en el Imperio bizantino.

Primeras carreras de carros [editar]

external image 250px-Patroclus_corpse_MAN_Firenze.jpg
external image magnify-clip.pngMenelao y Merión sostienen el cadáver de Patroclo, en un carro.
Se desconoce cuándo comenzaron exactamente estas carreras, pero podrían ser tan antiguas como los propios carros. Se sabe que estas carreras existieron en el mundo micénico, ya que se han encontrado evidencias artísticas de este deporte en la cerámica de dicha civilización. Sin embargo, la primera referencia literaria a las carreras de carros es la descrita por Homero en el libro de la Ilíada, en los juegos fúnebres de Patroclo. Los participantes de esta carrera fueron Diomedes, Eumelo, Antíloco, Menelao y Merión. La carrera, que consistió en una vuelta alrededor del tocón de un árbol, fue ganada por Diomedes, que recibió una esclava y un caldero como premio. También se dice que el acontecimiento que fundó los Juegos Olímpicos fue una carrera de carros; según la leyenda, el rey Enómao desafió a los pretendientes de su hija Hipodamía a una carrera, pero fue derrotado por Pélope, quien fundó los juegos en honor a su victoria.



Carrera de carros en Grecia [editar]

external image 180px-Istanbul_-_Museo_archeol._-_Auriga_greco_-_Arcaico%2C_sec._VI_aC%2C_da_Cizico_-_Foto_G._Dall%27Orto_28-5-2006.jpgexternal image magnify-clip.png Auriga griego. Bajorrelieve del último cuarto del siglo VI a. C. procedente de Cícico, Museo Arqueológico de Estambul.
En los Juegos Olímpicos Antiguos, al igual que en los Juegos Panhelénicos, había carreras tanto con carros de cuatro caballos (tethrippon) como con carros de dos caballos (synoris), que en esencia eran idénticos excepto por el número de caballos. Las carreras de carros se incorporaron por primera vez a los Juegos Olímpicos en el 680 d. C. aunque, al contrario de lo que dice la leyenda, no fue el evento que los fundó. Las carreras comenzaban con una procesión en el hipódromo, durante la cual un heraldo recitaba los nombres de los aurigas y de sus dueños.
El hipódromo de Olimpia tenía cerca de 549 metros de largo y 275 m de ancho, y en él podían competir hasta 60 carros al mismo tiempo (aunque en la práctica el número probablemente era mucho más bajo). Estaba situado bajo una colina y a orillas de un caudaloso río que proporcionaba un lugar perfecto para alojar hasta unos 10.000 espectadores. El tethrippon consistía en doce vueltas alrededor del hipódromo, estando cada vuelta determinada por un poste en cada uno de los dos extremos. En estas carreras se usaban dispositivos mecánicos, tales como puertas (hyspleges, en singular hysplex) que eran bajadas permitiendo así la salida de los carros y, de este modo, el comienzo de la carrera. Según Pausanias, estas puertas fueron inventadas por el arquitecto Kleoitas. Estaban colocadas escalonadamente de modo que los carros colocados en una posición más exterior del circuito comenzaban la carrera antes que los situados en el interior. Esto era así porque, como las carreras se celebraban en un circuito cerrado, de esta manera todos los carros tenían un recorrido de igual longitud. Algo parecido se utiliza actualmente en las pistas de atletismo. Otros dispositivos mecánicos eran los conocidos como el "águila" y el "delfín", que eran levantados para indicar el comienzo de la carrera y se bajaban durante la carrera para señalar el número de vueltas restantes. Estos dispositivos eran probablemente tallas de bronce de esos animales, instalados en los postes de la línea de salida.
Al contrario que en otros acontecimientos olímpicos, los participantes de las carreras de carros no iban desnudos, debido probablemente al polvo levantado por caballos y carros y a la posibilidad de desplomes sangrientos. Estos participantes llevaban una prenda llamada xystis. Esta prenda llegaba hasta los tobillos y estaba sujetada por encima de la cintura con una simple correa. Dos tirantes que se cruzaban en la parte superior e inferior impedían que los xystis se levantaran durante la carrera. Al igual que los jinetes modernos, los aurigas eran elegidos por su ligereza, pero también era necesario que fuesen altos, de modo que normalmente se trataba de adolescentes.
Los carros eran una modificación de los carros de guerra, construidos principalmente de madera y con una apertura en la parte trasera, a pesar de que para entonces los carros ya no solían usarse en la batalla. Los conductores mantenían los pies dentro del carro, pero como el carro se apoyaba sobre un solo eje, éste solía moverse bastante. La parte más importante de la carrera, al menos para los espectadores, era el cerrado giro que los carros tenían que dar en los extremos del hipódromo, los cuales eran muy peligrosos y a menudo mortales. Si un carro no había sido atropellado por un oponente antes del giro, los otros oponentes podrían hacerlo volcar o estrellarse (junto al conductor y los caballos) mientras realizaba dicho giro. De hecho, correr hacia un oponente era técnicamente ilegal, aunque no podía evitarse (en los juegos fúnebres de Patroclo, Antíloco hizo estrellarse de esta forma a Menelao) y, de todos modos, era muy probable que estos impactos sucediesen por accidente.
external image 180px-Quadriga_Staatliche_Antikensammlungen_1468.jpg
external image magnify-clip.png Cuadriga griega. Detalle de un ánfora de la Gliptoteca de Múnich.
Las carreras de carros no eran tan prestigiosas como el stadion (la carrera a pie), pero eran más importantes que otros acontecimientos ecuestres, tales como las carreras a caballo, que fueron eliminadas pronto de los Juegos Olímpicos. En los tiempos micénicos, el participante de la carrera y el dueño podrían haber sido la misma persona y, por lo tanto, el participante era quien ganaba el premio. Sin embargo, en la época de los Juegos Panhelénicos, los conductores normalmente eran esclavos y el premio le era concedido a su dueño. Arcesilas, el rey de Cirene, ganó la carrera en los Juegos Píticos del 462 d. C. cuando su esclavo fue el único en finalizar la carrera. En el 416 d. C., el general ateniense Alcibíades participó en la carrera con siete carros y ganó el primero, segundo y cuarto premio; obviamente él no habría podido conducir los siete carros. Filipo II de Macedonia también venció en una carrera de carros olímpica en un intento por probar que él no era un bárbaro, aunque si el mismo hubiese conducido el carro, lo hubiesen considerado incluso peor que a un bárbaro. No obstante, el poeta Píndaro elogió a Heródoto por conducir su propio carro. Esto significaba que las mujeres también podían ganar las carreras, a pesar de que no podían participar ni observar los juegos. Esto ocurría raramente, pero un ejemplo notable es el de la espartana Cinisca, hermana de Agesilao II, quien ganó dos veces una carrera. Las carreras de carros eran una manera de demostrar en los juegos la prosperidad de los griegos. Licurgo las criticaba diciendo que las carreras no eran tan importantes como las murallas o templos.
external image 180px-Delphi_charioteer_front_DSC06255.JPGexternal image magnify-clip.png
El Auriga de Delfos, una de las estatuas más famosas de las conocidas de la antigua
Grecia. Al igual que los jinetes modernos, los participantes de las carreras se elegían por su ligereza, pero también era necesario que fuesen altos, de modo que normalmente se trataba de adolescentes.
Las carreras de carros también eran un acontecimiento en el mundo griego, el más importante de los Panateneas de Atenas. En estos juegos, los vencedores de las carreras con cuadrigas ganaban 140 ánforas de aceite de oliva, un premio extremadamente costoso y más aceite del que el atleta necesitaría en toda su carrera. Probablemente, la mayor parte era vendida a otros atletas. Había otra forma de carreras en los Panateneas conocida como el apobotai y el anabotai. El anabotai consistía en saltar por un lateral del carro mientras éste estaba corriendo, y el apobotai implicaba saltar nuevamente dentro del carro después de correr tras él. En estas carreras había un segundo auriga que sostenía las riendas mientras el otro conductor saltaba, pero por supuesto ninguno de ellos era considerado el ganador. Ganaba el primer carro en atravesar la línea de meta, pero no importaba si el conductor estaba dentro o fuera del carro. Si el conductor se estrellaba, y todavía podía correr, ganaba si cruzaba la meta a pie.


Carrera de carros en Roma [editar]

Los romanos heredaron las carreras de caballos de los etruscos, quienes a su vez las heredaron de los griegos. No obstante, los romanos también estuvieron influenciados directamente por los griegos, sobre todo tras la conquista del territorio griego en el 146 d. C. Según una leyenda romana, Rómulo celebró una carrera de caballos justo después de fundar Roma, en el 753 d. C., como estrategia para distraer a los sabinos. Así, mientras los sabinos se deleitaban con el espectáculo, Rómulo y sus hombres agarraron y raptaron a sus mujeres. Este hecho se conoce comúnmente como el "Rapto de las sabinas". En la antigua Roma, el lugar más importante donde se celebraban las carreras de caballos era el Circo Máximo, localizado entre el monte Palatino y el monte Aventino, que podía albergar un público de 250.000 personas. Este circo databa probablemente de la época etrusca, aunque alrededor del año 50 a. C. fue reconstruido por Julio César teniendo aproximadamente una longitud de 600 m y una anchura de 225 m. Uno de los extremos de la pista era más abierto que el otro, en ese extremo es donde los carros hacían cola para comenzar la carrera. Los romanos utilizaban una serie de puertas conocidas como carceres, equivalente a las hysplex griegas. Al igual que las hysplex, eran escalonadas pero se diferenciaban en que las pistas romanas tenían un punto central. Los carceres estaban levantados en el extremo anguloso de la pista y los carros se colocaban dentro de las puertas, que se abrían por un resorte. Cuando los carros estaban listos, el emperador (o cualquiera que fuese el anfitrión, en caso de no celebrarse en Roma) tiraba un paño conocido como mappa para indicar de esta forma el comienzo de la carrera. Las puertas se abrirían rápidamente de modo que, al comenzar al mismo tiempo, la carrera fuese más justa. Una vez iniciada la carrera, los carros podían adelantarse entre sí para intentar provocar que sus oponentes se estrellaran contra los spinae (en singular spina). Los spinae tenían "huevos" parecidos a los "delfines" de las carreras griegas, que se dejaban caer en un canal de agua que corría a lo largo de la cima de los spinae simbolizando el número de vueltas que quedaban. Al final de la época romana, la spina era mucho más elaborada, con esculturas, obeliscos y otras formas de arte, de modo que a menudo los espectadores no podían ver los carros cuando estaban al otro lado (aunque precisamente parecía estar hecho con esa idea, haciendo la carrera más emocionante y con más suspense). En cada extremo de la spina había que dar la vuelta a los postes (metae, en singular meta), provocando espectaculares impactos en dicha zona, al igual que en las carreras griegas. Aquellos impactos en los cuales se destruía el carro y el auriga y los caballos se incapacitaban se conocían como naufragia, que en latín significa naufragio.
external image 180px-Villa_Del_Casale_Char.jpg
external image magnify-clip.png Carrera de caballos representada en un mosaico romano del gimnasio de la villa romana de Casale, Sicilia. Siglo III-IV. Las carreras eran esencialmente iguales a sus homólogas griegas, aunque finalmente había docenas de carreras diarias, a veces por cientos de días consecutivos cada año. No obstante, la carrera consistía solamente en 7 vueltas (y más tarde en 5 vueltas, de modo que incluso podían celebrarse más carreras por día) en lugar de las 12 vueltas de las carreras griegas. El estilo romano también estaba más orientado al dinero: los aurigas eran profesionales y eran muy comunes las apuestas entre los espectadores. Había carreras con carros de cuatro caballos (quadrigae) y con carros de dos caballos (bigae), aunque las de cuatro caballos eran las más importantes. En raros casos, si el conductor quería demostrar su habilidad, se podían utilizar hasta 10 caballos, aunque esto no era nada práctico. Además, los conductores romanos, al contrario que los griegos, utilizaban casco y equipos de protección y se envolvían las riendas en la cintura, mientras que los griegos las sostenían en las manos. Debido a esto, en caso de estrellarse los romanos no podrían soltar las riendas, de modo que serían arrastrados alrededor del circo hasta que consiguieran soltarse o muriesen. Como consecuencia llevaban un cuchillo para poder liberarse en dichas situaciones. La mejor y más famosa reconstrucción de una carrera de carros romana puede verse en la película Ben-Hur, si bien es inexacta en algunos detalles. Otra diferencia importante es que los conductores, los aurigae, eran considerados como ganadores al contrario que en las carreras griegas, a pesar de que en ambos casos los conductores eran esclavos. Además recibían una corona de hojas de laurel y probablemente algo de dinero. De esta manera, si ganaban suficientes carreras podrían comprar su libertad. Los aurigas podían hacerse célebres en todo el Imperio simplemente sobreviviendo, ya que la esperanza de vida de un conductor de carros no era muy alta. Una de dichas celebridades fue Scorpus, que ganó cerca de 2000 carreras antes de morir, a los 27 años, en una colisión. Los caballos también podían convertirse en celebridades, aunque su esperanza de vida era asimismo muy baja. Los romanos guardaban detalles estadísticos de los nombres, razas y pedigríes de los caballos más famosos.
external image 180px-RSC_0024.17.jpg
external image magnify-clip.png Moneda que muestra la doble cara de Jano y a Júpiter en una cuadriga conducida por Victoria. 225-212 a. C. Los asientos del circo eran gratuitos para los pobres, ya que durante el Imperio no tenían mucho que hacer, pues no estaban tan implicados en los asuntos políticos y militares como lo habían estado durante la República. Los ricos podrían pagar por los asientos en los que había sombra y donde la vista era mejor, y probablemente pasaban igualmente mucho tiempo apostando en las carreras. El palacio del emperador estaba situado cerca del hipódromo y a menudo también veía los juegos. Esta era una de las pocas oportunidades que tenía el pueblo para ver a su líder. Julio César solía asistir a los juegos precisamente para que el público pudiese verlo, aunque no parecía estar muy interesado, puesto que normalmente se llevaba algo para leer. Al parecer también se llevaba papeleo al teatro, si bien esto no lo hizo muy popular. Nerón estuvo tan interesado en las carreras hasta el extremo de evadirse de todo lo demás. Él mismo fue un conductor y ganó una carrera en los Juegos Olímpicos, que todavía eran llevados a cabo en la era romana. Bajo el gobierno de Nerón comenzaron a desarrollarse las más importantes facciones de las carreras. Las cuatro facciones más importantes fueron los Rojos, los Azules, los Verdes y los Blancos. Estas facciones ya habían existido antes de Nerón, probablemente como amigos y patrones de los varios establos que producían los caballos de las carreras. Nerón, sin embargo, los subvencionó para que crecieron más allá de su control. Cada equipo podría tener hasta tres carros en cada carrera. Los miembros de un mismo equipo a menudo colaboraban entre sí, por ejemplo, para forzar a los oponentes a estrellarse contra la spina (una táctica legal y fomentada). Los aurigas podían cambiar de equipo, al igual que hoy en día cuando diversos equipos se intercambian atletas. Según Tertuliano (De spectaculis 9.5), originalmente había dos facciones, los Blancos y los Rojos consagrados al invierno y al verano, respectivamente. A principios del siglo III, escribió que los Rojos estaban dedicados a Marte, los Blancos a los Anemoi, los Verdes a la Madre Tierra y los Azules al Cielo y al Mar o al Otoño. Domiciano creó dos nuevas facciones, los Morados y los Dorados, que desaparecieron poco después. Para el siglo III, sólo los Azules y los Verdes tenían alguna importancia. Había muchos otros circos extendidos por todo el Imperio romano, incluso había otro importante circo a las afueras de Roma, el Circo de Majencio. Existían circos importantes en Alejandría y en Antioquía, y Herodes el Grande construyó cuatro circos en Judea. En el siglo IV, Constantino I construyó un circo en su nueva capital, Constantinopla.

Carrera de carros bizantina [editar]

external image 180px-San_Marco_horses.jpgexternal image magnify-clip.png Escultura que representa a una cuadriga. Detalle de la Basílica de San Marcos, procedente del hipódromo de Constantinopla.

+













external image 180px-Hippodrome_of_Constantinple_1.jpgexternal image magnify-clip.png Obeliscos delimitando los extremos de la pista, en el hipódromo de Constantinopla.
Como muchos otros aspectos del mundo romano, las carreras de carros continuaron en el Imperio bizantino, aunque los bizantinos no llevaban tantos registros y estadísticas como los romanos. Constantino prefería las carreras de carros a los combates de gladiadores, ya que los consideraba un vestigio del paganismo. En el 394 d. C., los Juegos Olímpicos fueron finalmente suprimidos debido a la devoción cristiana del emperador Teodosio I el Grande, en un intento por eliminar el paganismo y promover el cristianismo. Aun así, las carreras siguieron siendo bastante populares. El hipódromo de Constantinopla fue conectado con el palacio del emperador y con la iglesia de Santa Sofía, permitiendo a los espectadores ver al emperador, tal y como era la costumbre de Roma.
No hay muchas evidencias de que en el Imperio romano las carreras estuviesen sometidas a sobornos u otras formas de engaño. Sin embargo, en el Imperio bizantino parece ser que sí los había; la reforma del código legal de Justiniano I prohibía a los aurigas decir insultos a sus oponentes, pero en ella no aparecía nada sobre amenazas o sobornos. Usar los colores de su equipo acabó siendo un importante aspecto de la ropa bizantina. En el Imperio bizantino también se conservaron los clubes de carreras romanos, aunque para ese momento ya sólo eran importantes los Azules y los Verdes. Uno de los aurigas más famosos fue Porfirio, que fue miembro tanto de los Azules como de los Verdes en varias ocasiones durante el siglo V. No obstante, ahora no eran simples equipos, sino que también ganaban influencia en lo concerniente a lo militar, la política y la teología; por ejemplo, los Verdes tendían al Monofisismo mientras que los Azules permanecían en la Ortodoxia. También se convirtieron en algo parecido a las actuales bandas callejeras, siendo responsables de robos y asesinatos. Aunque habían causado disturbios desde el reinado de Nerón, los disturbios abarcaron todo el siglo V y culminaron en el año 532, durante el reinado de Justiniano, en los llamados disturbios de Niká, que comenzó con el arresto y asesinato de algunos de sus miembros. Desde este incidente, la popularidad de las carreras de carros fue disminuyendo, pero en todo caso habían llegado a ser demasiado costosas para los equipos o incluso para los emperadores.
En el siglo IX, los Blancos se habían unido a los Azules, y los Rojos con los Verdes, y los dos grupos unidos se constituyeron en milicias municipales, incorporándose de este modo a la enorme jerarquía del Imperio bizantino.
El hipódromo de Constantinopla siguió siendo un santuario para los emperadores, hasta que en el 1204 fue saqueado durante la Cuarta Cruzada. Durante el saqueo, los cruzados se llevaron cuatro estatuas de bronce de la época de Constantino el Grande que representaban a una cuadriga. Actualmente, estas estatuas se conservan en la Basílica de San Marcos de Venecia.

El cótabo (en griego κότταβος) era un juego de habilidad, practicado por los antiguos griegos en los simposios. Originariamente procedía de Sicilia y nunca saltó las fronteras de Grecia y Etruria. Se practicó con delirio durante tres centurias, desde aproximadamente el 600 a. C. hasta el siglo III a. C.
Todo simposio comenzaba con las libaciones en honor de los dioses, Dioniso sobre todo: se bebía una pequeña cantidad de vino puro, y después se rociaban algunas gotas invocando el nombre de la divinidad. Durante la reunión, los bebedores, en vez de arrojar al suelo la libación se divertían tirando a un punto fijo el líquido que había quedado en el fondo de su copa.
Es posible que al principio fuese una manera de brindar por la persona amada, cuyo nombre se pronunciaba al mismo tiempo.
Tendido en el diván, apoyándose con el brazo izquierdo en un cojín, se levantaba la copa introduciendo el índice verticalmente en una de las asas. Con un leve movimiento de muñeca, se hacía volcar la copa (con la mano por encima del hombro) de manera que el vino salía disparado y se dirigía directamente hacia el blanco. Éste consistía normalmente en una tapadera de bronce que se balanceaba en precario equilibrio al extremo de una barra de bronce sobre un pedestal (kottabeion, una especie de candelabro, de la altura de una persona o más). El platillo plano (plastingx) caía movido por las gotas de vino (latages) y en su bajada tocaba un plato más grande de bronce (manes) fijado a la barra: al chocar se producía un tintineo y por lo que parece lo importante era el ruidito.
En esta libación de nuevo cuño no se invocaba el nombre de un dios, se pronunciaba el de una persona amada: si el líquido caía en el platillo o vaso al que se apuntaba, se consideraba un presagio favorable, significaba que la persecución amorosa tendría éxito. También las mujeres, en los banquetes reservados a ellas, o las cortesanas invitadas a los banquetes de hombres, practicaban ese cótabo «erótico»: en un vaso de Eufronio, una mujer desnuda, reclinada en un lecho de banquete, tiene en la mano derecha el asa de una copa mientras dice: «Lanzo ésta por ti, Leagro». Terámenes en el momento de morir hace una parodia de esta costumbre: condenado a muerte por deseo de Critias, uno de los Treinta Tiranos, cuentan que cuando tuvo que beber la cicuta arrojó -como en el cótabo- la última gota diciendo: «A la salud del bello Critias».
El cótabo estuvo tan de moda que se inventaron diversas variantes. El vaso que servía de blanco se podía llenar de agua, con pequeños recipientes de barro nadando en la superficie del líquido; entonces había que alcanzar estas diminutas embarcaciones y arrojar en ellas el vino con bastante destreza para que naufragasen y se hundiesen. El premio del cótabo le correspondía al que hubiera logrado más naufragios en miniatura.
También surgió la idea de poner una larga varilla de metal, terminada en punta, sobre la que se colocaba en equilibrio un platillo. El jugador tenía que derribar el platillo lanzando el resto de su copa y al parecer, el gran triunfo consistía en que el platillo al caer golpeara una especie de arandela o de copa invertida puesta sobre la varilla de metal a dos tercios de su altura.
Este juego de carácter dionisiaco se practicaba ante todo en los banquetes, pero también en los lugares públicos frecuentados por ociosos, como por ejemplo los establecimientos de baños.
El premio estipulado para el vencedor podía ser huevos, manzanas, dulces, sandalias, un collar, cintas, una copa, una pelota o simplemente un beso de la persona amada. Se juzgaba al jugador no sólo por su habilidad para alcanzar el objetivo fijado, sino también por la elegancia del gesto con que manejaba la copa.
El cótabo constituía un elemento inseparable de la euforia y de la embriaguez. La alegría de una bacanal no era lago que se despreciase ni mucho menos; quizás es significativo que la mejor obra en prosa de la literatura griega sea el retrato de una larga bacanal de ese estilo: el famoso Banquete de Platón.

En los juegos olímpicos de la antigua Grecia, el Diaulo era una modalidad de carrera consistente en recorrer dos veces el estadio, lo que suponía una distancia de 384 metros de longitud.
Esta competición aparece en la XIV Olimpiada del año 724 a. C. y se realizaba en la mañana de la quinta jornada de competición.

Los helanódicas (en griego Ἑλλανοδίκαι, hellanodikai, literalmente "jueces de los griegos") eran los jueces de los antiguos Juegos Olímpicos, y el éxito de éstos se atribuye a sus esfuerzos. Fue su obligación sagrada mantener las normas y legado de los juegos, así como mantener el respeto a sus normas. Originalmente recibían el nombre de ἀγωνοθέται (agonothetai, literalmente organizadores de los juegos).
Originalmente sólo existía un helanódica, pero se amplió el número hasta incluso doce, aunque en 348 a. C. eran diez. Supervisaban eventos individuales como inspectores.
Los jueces eran acogidos por los habitantes de Elis, al ser Elis la responsable de la organización de los juegos. Originalmente el puesto era hereditario pero esto cambió, y un eleo de cada una de las familias reinantes era elegido Hellanodikos. Su puesto era válido para una olimpiada, y las elecciones se repetían para cada una posterior.
Además de jueces y árbitros eran los organizadores generales, y estaban presentes en cada ceremonia y evento que tuviera lugar, teniendo el honor de entregar las coronas y ramas de palma a los ganadores.
En los diez meses anteriores a los juegos vivían en un edificio específicamento para ellos en Elis, llamado el Helanodiceo, que estaba cerca del gimnasio en el que se entrenaban los atletas. Mientras estaban allí, eran instruidos por los nomophýlakes (lit. guardianes de la ley) en las reglas de los juegos.
Otra labor de los helanódicas era supervisar el entrenamiento de los atletas, seleccionando a los que mejor lo habían hecho, así como rechazar a aquellos que no estuvieran llevándolo a cabo con suficiente nivel. Los entrenadores personales de los atletas tenían que estar presentes, pero no podían intervenir o eran penalizados. Evaluaban ls conducta, carácter y moralidad de cada atleta, así como los atributos más valorados como la fuerza y las resistencia. Los que eran seleccionados entraban en una lista especial llamada el leukoma.
Dos días antes de los juegos, los atletas que participaban abandonaban Elis para dirigirse a Olimpia en una procesión comandada por los helanódicas.
Eran famosos por su imparcialidad, y el público los tenía en alta estima. Mientras que el soborno y las trampas eran comunes entre los atletas, sólo hubo un posible caso de corrupción entre los jueces cuando uno de ellos ganó dos eventos ecuestres. Para asegurar la imparcialidad, no se les volvió a permitir la participación en los juegos, y esto constituye la única mancha en su impecable labor.

=====Juegos Istimicos=====


Los Juegos Ístmicos fueron unos Juegos Panhelénicos de la Antigua Grecia, llamados así porque se celebraban en el istmo de Corinto, el tercer año de cada Olimpiada en honor de Poseidón. El santuario panhelénico de este dios en Corinto fue acondicionado para darles acogida en 690 a. C..
La excepcional situación geográfica de Corinto «enclavada entre dos mares», en el estrecho istmo que une las dos partes de la Grecia continental, contribuyó al éxito y a la importancia política de los Juegos Ístmicos, con Poseidón y Melircetes como figuras clave.

Historia mítica [editar]

La tradición ateniense menciona a Teseo como fundador, en recuerdo de sus hazañas en el viaje desde Trecén a Atenas, una reminiscencia de la inicial dominación ateniense del Istmo:
Al principio, Teseo organizó las competiciones para poder medirse con Heracles: tal como éste logró instaurar unos juegos olímpicos en honor de Zeus, aquél quiso merecer el honor de haber reunido a los griegos en los certámenes en honor de Poseidón en el Istmo.
Plutarco, Teseo xv.4-5.
En la saga corintia, mejor atestiguada, el astuto Sísifo los fundó en honor de su pariente Melicertes.[1[[http://es.wikipedia.org/wiki/Juegos_%C3%8Dstmicos#cite_note-0|]]] Píndaro ya había descrito esta versión en un fragmento de sus Ístmicas.
Esta saga pertenece al ciclo Atames - Ino, que inspiró a Esquilo, Sófocles y Eurípides en la creación de varias tragedias, de las cuales no se han conservado más que fragmentos.
Existen más leyendas sobre la fundación. como la atribuída a Glauco, elhijo de Sísifo y al propio Poseidón.[2[[http://es.wikipedia.org/wiki/Juegos_%C3%8Dstmicos#cite_note-1|]]]

Leyenda sobre la fundación [editar]

En el escolio a Píndaro leemos la narración siguiente:
Ino y Atames tenían dos hijos, Learco y Melircetes. En un acceso de locura (un castigo de Hera) Atames mató a su hijito Learco: entonces la madre sumergió al niño en un cántaro de agua hirviendo (otra versión dice que lo hizo Atames) y, ella también herida por la locura, saltó al mar con Melircetes. Así, Ino se convirtió en una de las nereidas con el nombre de Leucótea.

A su vez, Melircetes fue convertido en demonio (en griego, daimon) conocido como Palemón ('el luchador'); de hecho, se convierte en un dios marino benévolo, que los romanos identificaron con Portuno). Un día las nereidas, cabalgando sobre las olas, se le aparecieron a Sísifo y le ordenaron que organizase unos Juegos Ístmicos en honor de Melircetes.
En una variante poética, un delfín lleva hasta la costa el cuerpo de Melircetes y lo deposita bajo un pino (de aquí que inicialmente la corona se hiciese con ramas de pino), donde lo encontró Sísifo. Plutarco dice al respecto que cuando Ino se lanzó al mar desde la roca Molúride con su hijo Melircetes, éste fue llevado al Istmo de Corinto por un delfín, y que allí recibió el nombre de Polemón y se le tributó entre otros honores con la celebración de los Juegos.[3[[http://es.wikipedia.org/wiki/Juegos_%C3%8Dstmicos#cite_note-2|]]]
Por aquel entonces Corinto padeció hambre y el oráculo declaró que sólo unos juegos fúnebres en honor de Melircetes podrían remediar la situación. También añadió que la corona tenía que ser de apio para indicar que se trataba del infierno. La corona ulterior de pino se referiría otra vez al mar, porque el pino, como el mar sin cosecha no da frutos.
Los cambios de nombre entre Ino y Leucotea, y Melircetes y Palemón revelan la coincidencia entre dos figuras míticas que tienen ciertos elementos en común; por ejemplo el lanzarse al mar para salvar al niño de una persecución.

Historia [editar]

Comienzo oficial [editar]

El 582 a. C. figura como fecha inicial oficial, coincidiendo con el momento en que Cípselo, tirano de Corinto, logró dar resonancia panhelénica a unas competiciones locales en honor de Melircetes,[4[[http://es.wikipedia.org/wiki/Juegos_%C3%8Dstmicos#cite_note-3|]]] tal como hizo Pisístrato en Atenas con las Panateneas.

Calendario [editar]

Los Juegos Ístmicos tenían lugar cada dos años en primavera (marzo) y duraban varios días.
El programa era idéntico al de Olimpia. Abarcaba todos los deportes gimnásticos e hípicos, con especial énfasis en estos últimos. Se disputaban sucesivamente el pugilato, la carrera, el salto, el lanzamiento de disco y el de jabalina.
Cuando en el siglo IV a. C. se construyó el teatro. Según Plutarco se añadieron competiciones musicales y poéticas (entre otras el arte de la dicción) e incluso una prueba de pintura.
Hasta al menos el siglo V a. C., se premiaba a los vencedores con coronas de apio.[5[[http://es.wikipedia.org/wiki/Juegos_%C3%8Dstmicos#cite_note-4|]]] Más tarde con guirnaldas de pino.[6[[http://es.wikipedia.org/wiki/Juegos_%C3%8Dstmicos#cite_note-5|]]] [7[[http://es.wikipedia.org/wiki/Juegos_%C3%8Dstmicos#cite_note-6|]]]
Desde el 228 a. C. los romanos pudieron participar. En cambio los eleos estaban excluidos a perpetuidad. Según Pausanias, fueron excluidos porque durante la tregua sagrada Heracles tendió una emboscada y dio muerte a los hijos de Actor, que se dirigían a los Juegos Ístmicos.
Según la versión elea, fueron los eleos los que se negaron a competir porque dos hijos de Prolao, un distinguido ciudadano de Élide, fueron asesinados por unos rivales durante los Juegos.
Según la tercera versión, Cipselo, fundador de los Juegos, consagró una figura de oro a Zeus en Olimpia, pero murió antes de que su nombre figurara en ella. Los eleos no quisieron conceder permiso para reponer el nombre póstumamente, por lo cual los corintios excluyeron a los atletas de Élide.
Corinto se encargaba de la organización de los Juegos Ístmicos.

Devenir histórico del Istmo y de los Juegos [editar]

Por su fuerte carácter panhelénico y gracias a la situación central del istmo, los Juegos Ístmicos sirvieron de tribuna donde publicitar declaraciones y proclamas importantes.
Tras la Batalla de las Termópilas, los peloponesios se apresuraron a acudir al Istmo para deliberar sobre las medidas a tomar contra Jerjes.
En 338 - 337, Filipo II convocó una reunión pahhelénica en el Istmo, en la que Alejandro fue proclamado estratego supremo de todos los griegos en su lucha contra los persas.
En 196 -195 a. C. durante los juegos, Tito Quincio Flaminino, el vencedor de la batalla de Cinoscéfalos, en 197 a. C., proclamó la libertad e independencia de Grecia, liberada de Filipo V de Macedonia, que desgraciadamente duraría poco.
Cuando en 146 a. C., la ciudad fue destruida por el cónsul romano Memnio, la gobernaba Sición.
Julio César volvió a edificar Corinto en el 46 a. C. y desde aquel año Corinto volvió a organizar las competiciones como laus Iulia Corinthiesis.
Pasajera fue la libertad y exención de impuestos que prometió Nerón durante los Juegos Ístmicos en 67, el cual aprovechó la ocasión para dar la primera azadada que iniciaría los trabajos de excavación del canal de Corinto: "Al son de la trompeta empezó a picar, llenó un capazo de tierra y lo subió él mismo sobre los hombros".
Bajo Adriano, el mecenas Herodes Ático llevó a cabo obras de embellecimiento en el Istmo.
El fin del siglo II significó la decadencia económica de Corinto y la desaparición de los Juegos.
Bajo Justiniano, aquellos magníficos edificios fueron derribados, si no los habían destruido ya los terremotos y los pillajes, y se construyó una gran muralla, cuyos restos aún son visibles cercando el Istmo.
En 1303, los caballeros francos lucharon en el último torneo que ya jamás había de contemplar el Istmo.

Los Juegos Hereos (en griego τὰ Ἡραῖα "ta Hêraia") de la Grecia Antigua eran un concurso deportivo organizado en Argos en el honor de la diosa Hera y reservado a las mujeres. Pueden considerse el antepasado del Deporte femenino y la version femenina de los Juegos Olímpicos antiguos. Son mencionados por Pausanias.[1

El cinodesma o kinodesme, es decir nudo de perro (en griego κυνοδέσμη; de κύων: perro, y δεσμός: nudo) era una fina tira de cuero que llevaban los atletas de la antigua Grecia. Se anudaba en el akropóstion, la parte del prepucio que sobresale del pene (en griego antiguo el prepucio tiene dos partes: el posté (ποσθἡ), que recubre el pene, incluido el glande y el akropóstion (ἀκροπόσθιον), extremo que sobresale). De esta manera se evitaba que durante el ejercicio quedara el glande a la vista, lo que se consideraba obsceno. El kinodesme se ataba alrededor del extremo del prepucio y podía, o bien atarse alrededor del vientre, para así dejar a la vista el escroto, o bien atarse a la base del pene, de forma que éste quedara curvado, con una especie de lazo. No todos los atletas griegos llevaban kinodesme.
La primera alusión a esta costumbre aparece en la literatura del siglo V a. C., en la sátira de Esquilo, parcialmente conservada, Theoroi. Igualmente se atestigua en representaciones de atletas en la cerámica de la época.


Los Juegos Nemeos provienen de los juegos fúnebres, ya que los jueces iban vestidos de luto (color gris-negro).
A esto se une la ubicación del templo de Zeus, del cual aún quedan en pie algunas columnas, en un bosque sagrado de cipreses, un árbol que siempre simbolizó la muerte y el infierno.

Historia mítica [editar]

Los Juegos de Nemea se instituyeron como recuerdo de la hazaña de una de las doce pruebas de Heracles. El león de Nemea infestaba el país y aterrorizaba a sus habitantes hasta que Heracles lo capturó y estranguló. Sin embargo esta versión sólo logró difusión durante la época romana.
Mucho más conocido es el triste cuento del pequeño Ofeltes, rebautizado póstumamente como Arquemoro, que guarda relación con la historia de los Siete contra Tebas.
Historia que forma parte de la saga de Edipo. Polinices, el hijo de Edipo, junto a otros seis jefes (entre los que estaba Adrasto y el adivino Anfiarao), se rebeló contra Tebas, donde reinaba su hermano Eteocles, alegando un acuerdo no respetado. En su expedición llegaron hasta Nemea afligidos por la sed.
Según un escolio a Píndaro:
Allí encontraron a Hípsipo, de la isla de Lemnos, que llevaba al pequeño Ofeltes en brazos. Este era el hijo del sacerdote Licurgo (al servicio de Zeus) y de Eurídice. Hípsipo los condujo a un manantial, pero entretanto dejó tendido al niño en una plantación de apio, donde una serpiente lo mató, bien estrangulándolo, bien inoculándole veneno. Cuando los Siete volvieron de la fuente y vieron la catástrofe, mataron a la serpiente e instauraron unos juegos fúnebres bianuales...los juegos fúnebres comprendían competiciones gimnásticas y carreras de cuadrigas; aunque no de bigas, ni tampoco de caballos.
Por otras fuentes sabemos además que un oráculo había avisado que no se pusiese en contacto al pequeño Ofeltes con la tierra antes de poder caminar. Entonces Anfiarao le cambió el nombre por el de Arquemoro ("Principio de la desventura"), porque había previsto el trágico desenlace de la expedición. Y seguimos leyendo:
Los atletas sólo luchaban por una corona (agon stefanites) , porque a los Siete no les gustaba entregar premios. Sí que prometieron, en cambio, que a su regreso organizarían competiciones con premios valiosos del eventual botín de guerra (agon khrematites). En un principio la corona se confeccionaba con ramas de olivo (como en Olimpia), pero más tarde la hicieron de "apio tierno".

Historia de los Juegos [editar]

Según la Crónica de Paros, las competiciones se iniciaron en el 573 a. C. y fueron instauradas por la cercana ciudad de Cleone. A las competiciones gimnásticas e hípicas se añadieron las musicales en época helénica. a partir del siglo I a. C. las mujeres pudieron participar.
Cuando en la primera mitad del siglo IV a. C., se construyó el templo de Zeus los juegos también fueron consagrados al dios soberano.
Desde su nacimiento tuvieron lugar cada dos años en julio-agosto, en el segundo y cuarto año de la olimpiada.
El programa preveía las mismas competiciones atléticas que en Olimpia. El estadio podía albergar hasta 40.000 espectadores.
Tras la invasión de Cleone por Argos, las competiciones pasaron a celebrarse en Argos, desde finales del siglo V a. C. hasta el 330 a. C. aproximadamente, cuando probablemente bajo presión macedonia, fueron reinstauradas en Nemea hasta c. 265 a. C.
En 235 a. C., Arato de Sición, por entonces enemigo de Argos, organizó unos juegos alternativos en Nemea. Los atletas que a pesar de todo quisieron actuar en Argos, fueron capturados y vendidos como esclavos. Según Plutarco esta fue la más grave violación que jamás hubo contra la paz sagrada.
En 145 a. C. el tribuno militar, Memnio, que aquel mismo año había devastado Corinto, hizo celebrar los juegos en Nemea, pero unos decenios después pasaron definitivamente bajo control de Argos.
Cuando Pausanias visitó Nemea al principio del siglo II, el santuario ya estaba en ruinas: «el techo del templo de Zeus Nemeo estaba hundido y ya no tenía imagen».
Lo más espectacular de Nemea es el túnel de 36 m de largo por el cual pasaban los atletas y los jueces al entrar en el estadio. Probablemente en él se desvestían los atletas, y mientras se pasaba lista, pintarrajeaban las paredes con inscripciones (probablemente con su estrígil). Se puede leer el optimista niko (‘gano’) o inscripciones eróticas del estilo de Epikates kalos (‘Epícrates es guapo’). Sigue sin descifrarse el grafiti Akrotatos kalos debajo del cual otra mano escribió tou grapsantos, lo que probablemente se pueda interpretar en forma interrogativa como: ‘¿y quién ha escrito eso?’. Es factible que el tal Acrótato fuera el futuro rey de Esparta (265 a. C. - 252 a. C.), que por su belleza física se vio envuelto en muchas aventuras amorosas.

Los Juegos Olímpicos Antiguos (en griego: Ὀλυμπιακοὶ Ἀγώνες; Olympiakoi Agones) fueron una serie de competiciones atléticas disputadas por representantes de diversas ciudades estado de la Antigua Grecia. Los registros indican que comenzaron en el 776 a. C. en Olimpia, Grecia, y se celebraron hasta el 393 d. C.. Los Juegos se disputaban normalmente cada cuatro años o una Olimpiada, que era una unidad de tiempo. Durante la celebración de los Juegos se promulgaba una Tregua Olímpica, para permitir a los atletas viajar en condiciones de seguridad desde sus países hasta Olimpia. Los premios para los vencedores eran coronas de laurel, ramas de palmera, cintas de lana e incluso a veces, alimentos para toda la vida. Los antiguos Juegos Olímpicos fueron bastante diferentes de los modernos; había menos eventos y sólo los hombres libres que hablaban griego podían competir, además de que se celebraban siempre en Olimpia, en vez de moverse a diferentes lugares cada vez.

La preparación deportiva [editar]

Cuando los niños varones griegos libres cumplían doce años ingresaban en la palestra, donde se les enseñaba a desarrollar los músculos y a disciplinar los nervios. A los dieciséis años entraban al gimnasio, donde los griegos realizaban ejercicios físicos y atletismo. Los gimnasios contaban con una pista y lugares de ejercicio al aire libre entre los bosques. A los veinte años los griegos concluían su formación deportiva donde se les entregaban las armas y estaban capacitados para participar en los Juegos Olímpicos.

El nacimiento de los Juegos Olímpicos [editar]

Se piensa que la celebración regular se inicia en el 776 a. C. y su denominación se debe al lugar de su celebración: la villa griega de Olimpia, el emplazamiento del santuario más importante del dios Zeus y situada en el valle del Alfeo, entre el monte Olimpo y la colina de Cronos. Se celebraban cada cuatro años entre los meses de junio y agosto.
El valor de los Juegos antiguos fue múltiple: representó una manifestación religiosa de acatamiento a los dioses; contribuyó al desarrollo armónico del cuerpo y del alma; favoreció la amistad de los pueblos y ciudades y buscó la unidad de los Helenos.

La importancia social de los Juegos Olímpicos [editar]

Los juegos ocuparon un lugar muy importante en la vida pública de las ciudades. Los organizaban y presidían sus magistrados que representaban en ellos al estado. La vida pública quedaba paralizada durante las fiestas ya que se suspendía toda actividad oficial. Durante ellas solamente se resolvían los asuntos de extrema urgencia. Ejercían una gran influencia en las relaciones de los estados, se acudía a ellos desde los sitios más remotos y se establecían treguas de carácter sagrado. Los juegos públicos eran una ocasión de acercamiento entre los Estados Griegos. Constituían el alma de las relaciones interhelénicas, puesto que equivalían a verdaderas asambleas generales del pueblo griego. Progresivamente además de las polis de la Grecia continental, aumentó la participación de las múltiples colonias griegas diseminadas por las costas del Mediterráneo. Olimpia se convirtió en una poderosa fuerza, que aglutinó, con la idea de un panhelenismo creciente, a todos los emigrantes griegos dispersos por el mundo helénico. La participación oficial de las ciudades griegas en las ofrendas y sacrificios y la colaboración de los particulares creaba una sensación de hermandad y surgía el sentimiento de la pertenencia a una estructura socio-política superior al de la polis. Paralelamente el espíritu de competencia, monopolizado tradicionalmente por la nobleza, se extendió al resto de la sociedad, que sin abandonar aun sus raíces religiosas, infundieron en el deporte características más democráticas.

La evolución de los Juegos olímpicos [editar]

A medida que pasó el tiempo, los Juegos Olímpicos fueron evolucionando y adquirieron nuevas competencias, por lo cual el lapso de días de los juegos fue aumentando.

Las distintas modalidades [editar]

Una de las características más íntimas de los antiguos griegos es su espíritu agonístico. La voz griega agón equivalente de la latina certamen, se aplica a toda lucha que enfrenta a dos adversarios. En los Juegos Olímpicos había diferentes competiciones llamadas Agones:

Agones atléticos [editar]

external image 250px-Greek_vase_with_runners_at_the_panathenaic_games_530_bC.jpgexternal image magnify-clip.png Vasija con atletas griegos en una carrera.
Las carreras: La carrera principal y más antigua era la de velocidad que constaba de 192 metros. (Un estadio) Más tarde, en 724 a. C., se incorporó el díaulo que era una carrera de velocidad pero de ida y vuelta. En el año 720 a. C. se agregó el dólico; carrera de resistencia que en sus comienzos constaba de 1500 metros, pero llegó a tener 4600. Se añadió la hoplitodromía, una carrera con armamento, servía como preparación para la guerra. Los participantes, exclusivamente adultos, corrían entre 384 y 768 metros armados, al principio con escudo, casco y grebas (armadura que protegían las piernas); más tarde, solo con escudo.
Salto de longitud: De todos los saltos que existen en la actualidad, el único practicado por los griegos era el de longitud. Los atletas tomaban impulso, (más breve que el actual) y saltaban sobre un foso de tierra. No se median las longitudes, sino se comparaban las huellas dejadas por los competidores. Posterior al siglo VII a. C. se incorporaron los saltos con halterios de piedra o de plomo, cuyo peso oscilaba entre los 1 y 5 kg.
Lanzamiento de disco: Los competidores lanzaban discos de bronce. El tamaño y el peso variaban según la categoría de edad de los lanzadores. El disco más pesado que se halló pesaba 6,6 kilos y medía 33 centímetros de diámetro. Se trataba de lograr la mayor distancia en los lanzamientos.
Lanzamiento de jabalina: En los lanzamientos no se valoraba la puntería sino la distancia. La jabalina tenía aproximadamente la altura del lanzador y el grosor de un dedo. Aunque en su origen se trataba de un arma de guerra, la de uso deportivo carecía de punta. Los participantes lanzaban las jabalinas con una correa de unos 50 centímetros a la altura del centro de gravedad.

Agones luctatorios [editar]

Lucha: El objetivo de la lucha era derribar al adversario mediante agarres y presas. A diferencia de lo que se creía anteriormente, sí que se permitía usar las piernas propias para el ataque, así como atacar las del rival. Por tanto, la lucha antigua es análoga a la Lucha Libre Olímpica y no a la lucha grecorromana. Los luchadores no podían golpear al adversario, estando prohibidas las patadas, manotazos y puñetazos.
external image 150px-DSC00281_-_Pugili_-_Foto_di_G._Dall%27Orto.jpgexternal image magnify-clip.png Dos practicantes del pugilato ilustrados en una vasija.
Pugilato: En este deporte se golpeaba al adversario únicamente con los puños. Corresponde al boxeo actual. En sus comienzos se luchaba con los puños descubiertos, pero más adelantes se utilizaron guantes.
Pancracio: Aparece en el 640 a. C. y es análogo a las artes marciales mixtas. En este deporte había que vencer al rival pudiendo golpear con cualquier parte del cuerpo al adversario. También eran válidas cualquier tipo de luxación y presas de dolor. El combate
finalizaba con la rendición e incluso la muerte, alcanzando con el tiempo gran brutalidad.

Agones hípicos [editar]

Carreras de carros: Estas constituían el momento más importante de los juegos olímpicos. El carro tenía dos ruedas, el auriga estaba de pie, con las riendas en su siniestra y el látigo en la diestra. El carro podía ser tirado por 4 caballos (cuadriga) o por 2 (biga). Las carreras de cuadrigas comenzaron en el año 680 a. C.
Carreras de caballos: Se introdujeron en el año 648 a. C. Los jinetes no usaban estribos y en el siglo V a. C. montaron en sillas. Excepcionalmente se utilizaban herraduras. Las carreras de caballos podían tener obstáculos como vallas, fosos, pendientes y terrenos difíciles.
Ambas carreras se practicaban en el Hipódromo de Olimpia, un circuito de 1540 metros.

El Pentatlón [editar]

Este era la competencia por excelencia de los Juegos Olímpicos, se incorporó en el año 708 a. C. Constaba de una carrera de velocidad, salto de longitud, lanzamientos de disco, jabalina y lucha.

Concursos de heraldos y trompeteros [editar]

En Olimpia, desde el año 396 a. C. había concursos de heraldos y de trompeteros. Más tarde se agregaron competiciones musicales.

La organización de los Juegos Olímpicos [editar]

En los primeros Juegos Olímpicos se realizaba una fiesta local en el santuario de Olimpia en honor a Zeus. Al instaurarse la tregua sagrada las fiestas se hicieron más complejas y requirieron de una mayor administración. Así la dirección técnica de los juegos y la administración económica pasó a manos de La Bulé de Olimpia, también llamado Consejo Olímpico. Esta estaba encargada de elegir a los jueces y podía castigarlos si tenían un mal desempeño aunque no podía cambiar las decisiones de los jueces. La Boulé controlaba también los gastos y los ingresos del tesoro de Zeus.

Los Hellanódicas [editar]

Eran los jueces de los juegos olímpicos, tomaban su cargo con 10 meses de antelación, permanecían en su cargo por una olimpíada aunque podían ser reelectos. Sus tareas eran seleccionar a los mejores participantes, supervisar los entrenamientos, inspeccionar las instalaciones, dirigían las diferentes pruebas y condecoraban a los ganadores.

Los Theócolos [editar]

Eran altos sacerdotes que supervisaban los templos, conservaban los altares y organizaban los ritos. Su función era específicamente litúrgica.

Normas y sanciones [editar]

Las normas de los Juegos Olímpicos estaban grabadas en tablas de bronce que se encontraban en la sede del Senado Olímpico. Algunas reglas eran las siguientes:
  • Los que querían participar, debían ser griegos y de condición libre, tenían que hacer el entrenamiento reglamentario en la ciudad de Elis y prestar el juramento ritual.
  • Los participantes tenían la obligación de concursar desnudos.
  • No se podía matar al adversario en la lucha, ni empujarlo en las carreras.
  • Todo intento de soborno a los jueces era castigado con azotes.
  • Los jueces no podían participar en los juegos.
  • Las mujeres no podían presenciar los juegos.
Las sanciones por no cumplir el reglamento podían ser económicas, las más frecuentes, políticas, deportivas y corporales.

El desarrollo de los juegos [editar]

Un año antes del comienzo de las competiciones, los atletas que aspiraban a participar en ellas debían entrenarse en su propia polis y, un mes antes de las pruebas en Elis ciudad situada a 50 Km. de Olimpia. La condición de griego era indispensable para poder participar, requisito que terminó con la conquista romana.
external image 250px-Olympia-Stadion.jpgexternal image magnify-clip.png Las ruinas del estadio de Olimpia
Se supone que la duración de los Juegos fueron de seis días y que los diferentes concursos llegaron a ser 23, sin incluir entre ellos los musicales o culturales.
Tampoco hay certeza del orden en que se desarrollaban los concursos pero partiendo de las hipótesis más lógicas es posible recomponer un programa aproximado de las diversas ceremonias y pruebas atléticas.
En las vísperas de los Juegos Olímpicos, jueces, atletas y entrenadores abandonaban Elis y se dirigen a Olimpia ante el altar de Zeus, los atletas, padres, hermanos hacían un juramento que no iban a delinquir en nada contra los Juegos Olímpicos. Los atletas también hacían un juramento manifestando que durante 10 meses sucesivos habían seguido estrictamente las normas del entrenamiento.
El festival olímpico comenzaba con el concurso de los heraldos y trompeteros.
El segundo día estaba destinado a las competiciones de los jóvenes.
El tercer día se desarrollaban las actividades ecuestres en el hipódromo, el espectáculo olímpico más emocionante. Era la jornada aristocrática por excelencia. Se realizaban carreras de cuadrigas o con carros tirados por dos caballos. Como el vencedor era el dueño de la cuadriga o el caballo ganador, podía serlo una mujer. Ese mismo día en el estadio tenía lugar el pentatlón, cuyo vencedor sería el rey de los vencedores.
El cuarto día era la jornada más importante desde el punto de vista religioso, constituía el núcleo del festival olímpico. Se realizaba el solemne ritual en honor a Zeus y el sacrificio de 100 bueyes en su honor.
Al quinto día se realizaba el diaulo, el dólico, la lucha, el pugilato y el pancracio. El día finalizaba con la hoplitodromía.
El sexto día, era el cierre de los juegos, se realizaban la entrega de premios

Los Premios [editar]

Los ganadores de las diversas pruebas reunidos en el templo de Zeus recibían sus premios. Los ganadores no recibían premios materiales, sino el honor y la gloria. Pero se les daba un objeto simbólico. En los comienzos fue una manzana, pero finalmente se les entregó una rama de olivo y una cinta de lana en la frente. El nombre, el del padre, el lugar de nacimiento y el linaje de cada ganador se inscribían en un registro. El que conseguía vencer en todas las pruebas del pentatlón, tenía derecho a una estatua en el templo de Zeus. Al regresar a sus polis los ganadores eran recibidos como héroes; poetas y oradores narraban sus hazañas.

El ocaso de los Juegos Olímpicos [editar]

A medida que pasó el tiempo los Macedonios participaron en los juegos olímpicos. Filipo II, ganó en carreras de caballo, cuadrigas y bigas en el año 356 a. C. Tras la expansión de Alejandro Magno en Persia, se difundió la cultura griega. Los reinos helénicos realizaron juegos similares a los griegos en diversas ciudades. Los nuevos concursos se inspiraban en los de Olimpia. Pero las ideas religiosas que dieron origen a los juegos perdieron fuerza y se organizaban en honor de un soberano.
Tras la conquista romana de Grecia, estos también participaron de los juegos pero los espectáculos multitudinarios que organizaban no podían ser más ajenos al ideal encarnado en las competiciones griegas, cuyo significado nunca llegó a ser comprendido por los romanos.
A mediados del siglo III comienza una decadencia progresiva. Los últimos Juegos Olímpicos se realizaron en el 393. Tras la adopción del cristianismo como religión oficial del imperio con el Edicto de Tesalónica (28 de febrero 380), el emperador Teodosio I los prohibió en el año 393 por tildarlos de paganos, con gran influencia en su decisión de San Ambrosio de Milán.
En el año 395 d.C. las hordas godas invadieron y saquearon Olimpia y en el 408. Teodosio II y Honorio emperadores de los imperios romanos de occidente y oriente, decretaron la destrucción de los templos y lugares dedicados a dioses paganos.

Las Panateneas (en griego antiguo Παναθήναια Panatếnaia) eran unas fiestas religiosas que se llevaban a cabo todos los años en Atenas dedicadas a Atenea, diosa Poliada (protectora de la ciudad), y que tenían lugar entre el 23 y el 30 del mes de hecatombeón (primer mes en el calendario ático) equivalente a la segunda mitad de nuestro mes de julio actual. Eran las celebraciones religiosas más antiguas e importantes de Atenas.
Por otra parte, y cada cuatro años, se celebraban las Grandes Panateneas que duraban cuatro días más que las anuales y que eran las más prestigiosas y apreciadas por los ciudadanos de Atenas, similares, en importancia, a los Juegos Olímpicos o los Juegos Panhelénicos. Además había desfiles militares desde el Cerámico hasta la Acrópolis pasando por el Ágora.
Las primeras Grandes Panateneas las instauró Pisístrato en 566 a. C. inspirándose en los Juegos Olímpicos, pero les añadió certámenes de poesía y música (presentes en los Juegos Nemeos). Los juegos propiamente dicho se dividían en dos: unos para los atenienses, que comprendían las artes, y otros abiertos para todos los griegos. Estos últimos eran parecidos a los Juegos Olímpicos, incluyendo boxeo, lucha, pankration (forma de lucha griega), pentatlón y carreras de cuadrigas, siendo éstas las pruebas de más prestigio. El vencedor de las carreras era premiado con una corona de hojas de olivo y 140 ánforas panatenaicas de aceite de oliva procedentes de los olivos sagrados de Atenas. Las ánforas estaban cinceladas por un lado con la imagen de la diosa y por el otro con un grabado del vencedor de la prueba.
Los juegos reservados a los atenienses eran algo diferentes. Incluían una carrera con antorchas hasta el Partenón (predecesoras de las carreras de relevos de los Juegos Olímpicos modernos), batallas de infantería y caballería, un lancero de jabalina a caballo, el apobotai (una carrera de cuadrigas, en la que el conductor debía saltar del carro, correr al lado del mismo y después volver a incorporarse al carro), la pyrriche (aparentemente ejercicios militares con música) y el euandrion (un concurso de belleza entre los atletas).
El Estadio Panatenaico, junto al Leoforos Olgas, se levanta en una depresión y en él se desarrollaban los concursos gimnásticos de las Panateneas
Los vencedores de los certámenes artísticos eran premiados con una corona de oro. Las pruebas y los concursos estaban supervisados por unos magistrados especiales que se elegían cada cuatro años, los athlotétes

La procesión del peplo [editar]

La procesión del peplo (vestidura amplia y sin mangas, con pliegues escalonados), ponía el punto y final a las Grandes Panateneas. Éste era tejido, durante todo el año, por las mujeres del Ática y ofrecido a la diosa el día 28. El peplo era portado por las canéforas en una solemne procesión que recorría toda la ciudad hasta la Acrópolis donde se hallaba instalada la estatua de Atenea Poliada. La participación en esta procesión significaba un gran honor. En la procesión iban sacerdotes, canéforas que llevaban los útiles del sacrificio, ancianos con ramas de olivo, jóvenes con armaduras hoplita, los vencedores de los juegos y embajadores de las colonias atenienses. Los forasteros residentes en Atenas también participaban en la ceremonia, pero detrás de los ciudadanos atenienses. En la Panatenea anual los fastos y ceremonias eran menores.
El festejo terminaba con un gran sacrificio a Atenea y la carne de los animales sacrificados se comía durante un gran banquete que cerraba el festival.
En el friso dórico del Partenón que corona el pronaos y opistodomos y los muros laterales de la naos, estaba representada la procesión de las Panateneas en la que Fidias reprodujo magistralmente el mismo orden de su desfile real. Medía 160 metros, contaba con más de 350 figuras y fue esculpida por Fidias entre los años 447-438 a. C. La procesión de las Panateneas, que se inicia en la fachada occidental, avanza en dos filas, a la vez por el norte y por el sur, y termina ante la asamblea de los dioses, en la fachada oriental. En el lado occidental, figuran los preparativos, con personajes que se calzan las sandalias y enjaezan los caballos. Por los costados se ve avanzar a la caballería ya formada, precedida por carros con parejas de guerreros y por los que caminan a pie: ancianos con tallos de olivo, músicos tocando la lira y el aulos o doble flauta, jóvenes que llevan vituallas y, delante de todos, las muchachas atenienses (ergastinas) portadoras del peplos que regalan a los sacerdotes para que vistan a Atenea, la cual se acerca a la asamblea de los dioses sentados.


Juegos Panhelénicos es el término que recibe el conjunto de cuatro contiendas diferentes que eran celebradas en la antigua Grecia. Estos cuatro juegos eran:
Los Juegos eran celebrados cada ciclo de cuatro años conocido como Olimpiada, que era una de las medidas de tiempo de la antigua Grecia. En este ciclo, los primeros en celebrarse eran los Juegos Olímpicos que se efectuaban en el primer año; durante el segundo año se celebraban los Juegos Nemenos y los Juegos Ístmicos (en meses diferentes); durante el tercer año acontecían los Juegos Píticos; y en el cuarto año eran nuevamente celebrados los Juegos Nemeos y los Juegos Ístmicos. Después el ciclo se volvía a repetir comenzando nuevamente con los Juegos Olímpicos. Así, los Juegos estaban organizados de forma que un atleta pudiese participar en todos ellos.
Los participantes podían proceder de todo el mundo griego, incluyendo las colonias griegas que se extendían desde Anatolia hasta el Mediterráneo occidental. Sin embargo, los participantes probablemente tenían que ser bastante ricos para poder pagar el entrenamiento, el transporte, el alojamiento y otros costos. Además, no se permitía la participación a las mujeres ni a los no griegos excepto en excepciones muy ocasionales, como con Nerón.
Los principales acontecimientos de cada uno de los juegos fueron las carreras de carros, la lucha olímpica, el boxeo, el pancracio, el stadion junto a otras carreras a pie, y el pentatlón (compuesto por la lucha, el stadion, el salto de longitud, el lanzamiento de jabalina y el lanzamiento de disco). A excepción de las carreras de carros, en el resto de acontecimientos los participantes iban desnudos.
La historia escrita de los Juegos Olímpicos se remonta al 776 a. C., pero realmente se fundó varios siglos antes. [cita requerida] Los otros tres juegos se fundaron en el siglo VI a. C.


Los Juegos Píticos fueron uno de los cuatro Juegos Panhelénicos con los de Olimpia, los Juegos Nemeos y los Juegos Ístmicos. Como los otros grandes juegos, también se consideraban fúnebres, en conmemoración de una muerte: son un aspecto del agon epitaphios que se practicaba junto a la tumba de Pitón, enterrado por su hijo Aix, cuyo nombre significa «la cabra».
Parece que los implantó el propio Apolo, tras su victoria sobre Pitón.
La competición debe su nombre al lugar, que se llamaba Pito, bien por las preguntas (punthanesthai) que le hacían los visitantes del oráculo, bien porque el animal que allí murió se estaba pudriendo (punthesthai).
Los Juegos Píticos tomaron su forma definitiva después de la llamada primera guerra sagrada.
Los habitantes de la cercana Crisa querían apoderarse del rico santuario de Delfos. Los habitantes de Delfos pidieron ayuda a los anfictiones, un grupo de 12 etnias relacionado inicialmente con el culto a Deméter en Tesalia.
Crisa fue vencida y los anfictiones pasaron a administrar el santuario a partir de 590 a. C.
Restablecieron el agón.
Fueron realizados en el santuario de Delfos y eran consagrados a Apolo; se daba como premio una corona de laurel (árbol consagrado a Apolo por la transformación de la ninfa Dafne), la gloria y el reconocimiento de los dioses.


Inicios [editar]

En los primeros tiempos se celebraban cada 8 años. Este ciclo de 2.920 días correspondía exactamente a 99 lunas y representaba un «gran año».
Los juegos consistían únicamente en un concurso musical, donde cada candidato cantaba un himno en honor de Apolo, acompañándose de una lira. El primer vencedor fue Crisótemis de Creta, hijo de Carmanor.Después de Crisótemis se cita como vencedor a Filamón, y después a Támiris. Así lo comenta Pausanias, que añade que Hesíodo no pudo tomar parte en la prueba porque no se sabía acompañar con la cítara. Y que Homero no participaba porque era ciego: pura ficción para confirmar la antigüedad de las competiciones.
En el tercer año de la 48 Olimpiada los anfictiones que dirigían el santuario repartieron junto a los premios para la citarodia, el canto con acompañamiento de cítara, premios para la aulodia, canto con acompañamiento de oboe (aulos), y para el oboe solo.
En 562 a. C., Sacadas de Argos ganó esta competición con el Nomos puthikos, aún famoso, canto en el cual se reproducía con sonidos la lucha de Apolo contra la serpiente Pitón.

Comienzo oficial [editar]

En el 582 a. C. los juegos adquirieron una organización definitiva y esta fecha marca el comienzo oficial de la era de los Juegos Píticos.
Desde entonces se celebraron cada 4 años (enneaeteride). Tenían lugar en el mes de Boukatios, el segundo del calendario délfico (agosto-septiembre), el tercer año después de cada Olimpíada, puesto que éstas también eran fiestas «pentéricas», como las Píticas, que se celebraban cada 4 años.
Desde el siglo IV a. C. en el mes de Heraios (octubre).
Según la Crónica de Paros, en 590 a. C. ya tuvo lugar un agon gymnikos khrematites, es decir, una competición gimnástica con premios de gran valor procedentes de botines de guerra, pero desde 582 a. C. fue un agon stephanites, una competición con una corona de laurel como único premio para el vencedor.
En el mes de Bizios, es decir seis meses antes del comienzo de los juegos en el mes de Bukatios, los mensajeros (theoroi, teoros) recorrían el mundo griego, de Marsella a Crimea, de Éfeso a Cirene, para proclamar la tregua sagrada, que permitía que los griegos asistieran a los juegos con total inmunidad, incluso en tiempo de guerra. Existía para ello, el periodo sagrado, que duraba un año y preservaba a los teoros y a los participantes de toda acción bélica.
Si una ciudad cometía una infracción a esta norma, quedaba excluida de la participación en los Juegos Píticos.

Calendario de los Juegos [editar]

Los epimeletas se encargaban de la dirección de los juegos. Los juegos duraban de 6 a 8 días, más días que en Olimpia porque se añadía el agón musical.
Los primeros 3 se dedicaban a los sacrificios, las procesiones (el segundo día) de los teoros , sacerdotes y participantes al altar de Apolo para ofrecerle una hecatombe, y a un banquete (el tercer día). Puede que también se celebrara una representación, en forma de drama sagrado, de la lucha de Apolo contra el dragón (el primer día , el 6 de Bukatios).
El cuarto día se establecían concursos musicales en el teatro: poemas acompañados con cítara (poema cirédico), una larga pieza de flauta que conmemoraba los 5 episodios de la lucha contra el dragón (poema pítico), un solo de flauta y de cítara, concursos de poesía, representaciones trágicas y espectáculos de danza.
external image 200px-Delphi_stadium_DSC06305.jpgexternal image magnify-clip.png Vista del estadio de Delfos utilizado en los Juegos Píticos. Los escalones de la izquierda fueron añadidos en época romana.external image 200px-Stadium_at_Delphi.jpgexternal image magnify-clip.png Estadio de Delfos.external image 100px-Delphi_charioteer_front_DSC06255.JPGexternal image magnify-clip.png Los Juegos Píticos incluían carreras de carros (Auriga de Delfos).
El quinto día se celebraban las competiciones deportivas: carrera larga (dolikhos), 24 estadios de 178 metros), carrera doble (diaulo, de dos estadios), pancracio, pugilato, carrera armada, pentathlon (cada atleta se presentaba a las pruebas de, carrera, salto de longitud, lucha, lanzamiento de disco y de jabalina.
El sexto día, y aveces el séptimo, se desarrollaban los concursos hípicos: las carreras de caballos, de carro con cuatro caballos (cuadrigas) y con dos caballos (bigas).
El primer vencedor de estas competiciones fue Clístenes de Siracusa.
En 475 a. C. Polizelos, hermano de Gelón de Siracusa ganó en la carrera de cuadrigas y encargó erigir una en bronce cuyo auriga- el famoso auriga- se ha conservado. En la 48º Pitiada, en la que se añadió la carrera de bigas, ganó Execéstides de Fócida.
En la 53º, en la carrera de cuadrigas con potros venció Orfondas de Tebas.
Las competiciones gimnásticas e hípicas necesitaban dos días cada una, por lo que los juegos duraban ocho días.
En la 23º Pitiada se organizó también la carrera portando armas, en la que venció Timéneto de Fliunte.
Según Pausanias, también instituyeron el pancracio para jóvenes, la carrera de biga con potros y la carrera montado a caballo.
También hubo la competición para trompeteros y heraldos.
Con los años se instauraron otras competiciones musicales: intérpretes de cítara (sin canto), para coros cíclicos (para ditirambos, y el coro formado en círculos), para actores de tragedia y comedia.
En alguna época se celebraron también concursos de pintores.
Durante el Imperio romano se añadió la prueba de enkomion (poema de alabanza) tanto en verso como en prosa, y una prueba de pantomima.
También se introdujo una nueva categoría, los «imberbes» (ageneioi), cuya edad se sitúaba entre la categoría juvenil y la adulta.
Las mujeres sólo podían acudir a Delfos a las competiciones hípicas si eran propietarias de caballos. Estaban excluidas de las competiciones gimnásticas, las cuales no podían siquiera presenciar. No obstante, en las musicales sí que podían participar.
Al margen de las competiciones tenían lugar otras manifestaciones: el famoso actor Sátiro (siglo IV a. C.) dio una representación de Las bacantes de Eurípides. Los actores profesionales, agrupados en la Tekhnitai de Dioniso, desempeñaban un papel importante en los agonoi (agones) musicales.
Al igual que en Olimpia, se compilaron unas listas con los nombres de los pitiónicos (pythionikai), los vencedores de los Juegos Píticos. Cuando un terremoto destruyó los archivos en 373 a. C., se le encargó a Aristóteles rehacer las listas. Con su discípulo Clístenes, acometió la tarea y fueron honrados en un epígrafe que aún se conserva.
Los vencedores recibían una corona de laurel, el árbol de Apolo. Los premios los asignaba el consejo de la anfictionía, que era también quien organizaba los juegos.
external image 150px-Delphi_stadium_starting_line_DSC06301.jpgexternal image magnify-clip.png Línea de salida del estadio usado en los Juegos Píticos.
Todas estas competiciones han sido una importante fuente de inspiración de la poesía griega, especialmente de la época clásica. Los vencedores encargaban sus odas a los mejores poetas de su tiempo, fundamentalmente a Simónides y Píndaro. De este último se conservan 12 odas triunfales (epinicios), fragmentos de peanes dedicados a Apolo y ditirambos de carácter dionisiaco.
Al igual que las competiciones olímpicas, las píticas sirvieron de modelo para las llamadas «competiciones isopíticas», que se organizaron en diferentes lugares.
Durante los primeros dos siglos del Imperio romano, los Juegos Píticos estuvieron en pleno auge (Plutarco, entre otros, era epimeleta de los Juegos Píticos). Después fue decreciendo su importancia hasta desaparecer en el transcurso del siglo IV.
En las cuestiones griegas Plutarco afirma que
en Delfos se celebran sucesivamente tres fiestas: Estepterio, Heroide y Carila. El Estepterio parece que es la representación de la lucha entre Pitón y el dios, de su fuga y de su exilio tras la prueba. Según algunos, Apolo, después de matar al dragón, se alejó para ser purificado; según otros, fue Pitón, que una vez herido, huyó a través de la vía Sacra y Apolo lo siguió, alcanzándole en el momento en que moría y cuando su hijo llamado Aix (la cabra) lo estaba enterrando. El Estepterio es la representación de éstos acontecimientos.



Los Juegos Olímpicos a través de la historia

----









Las competencias de la antigua Grecia comenzaron hace 2.800 años, en el 776 a.C.

Los primeros Juegos eran muy distintos a los conocemos ahora, pero el espíritu olímpico se mantiene.

Quienes llegaban a ver los Juegos a la Antigua Olimpia debían llevar un animal, que luego sería sacrificado para honrar al dios Zeus. Pero los tiempos cambiaron, ahora la cita olímpica regresa a Atenas y los espectadores simplemente pueden adquirir las entradas cómodamente por Internet.
Los actuales aficionados al deporte difícilmente reconocerían los antiguos Juegos, que comenzaron hace 2.800 años, en el 776 a.C.

Existen dos tipos de Juegos Olímpicos: los Juegos Olimpicos de Verano y los Juegos Olímpicos de Invierno, que se realizan con un intervalo,de dos años desde 1992.
En sus propias ciudades, tales como Corinto, Delfos,Argólida, se organizaban eventos atléicos en honor a los dioses, los mas importantes eran los que celebraban en honor al dios Zeus en la cuidad sagrada de Olimpia, cada cuatro años duarnte el verano.

Los Juegos Olímpicos nacieron en el 776 a.C., y durante cerca de tres mil años fueron el marco de competencias en las que participaban atletas de todas partes de Grecia y en las cuales siempre reinaba la paz, pues aunque existiera guerra en el momento que se efectuaban los juegos, se imponía una tregua entre los contendientes para no interferir en la realización de la olimpiada.


En el siglo VIII a. de c. Se podian distiguir dos clases de juegos: los religiosos en los que ganaban una corona y los que ganaban un premio en metálico.
Los primeros existían cuatro convocatorias llamadas, el circuito. Eran:
los juegos olímpicos, los píticos, los ístmicos y los nemeos. Y en los segundos se podían celebrar en cualquier ciudad en honor a reyes o personas de gran importancia.
Había tres tipos de pruebas: carreras de pie, pentatlón y lucha libre.
En el siglo VII existían además: carreras de carros, carreras de caballos, boxeo y pancracio. Durante el 520 a. de C. se incluyó la carrera con armadura.
Según unos, los inauguró Pélope tras vencer al rey Enomao de Pisa. Aunque estaba más extendida la creencia de que los fundó Heracles.
Las mujeres no estaban autorizadas para presenciar las competencias o para participar de ellas, los hombres competían desnudos y las infracciones se castigaban con azotes.
Barcos llegaban desde colonias griegas a un punto en el que se mezclaban filósofos, poetas, escritores, apostadores, proxenetas, vendedores ambulantes, músicos y bailarines, con el fin de asistir a los antiguos Juegos, que duraban cinco días y comenzaban en agosto, como una fiesta religiosa.

- Juegos píticos -

Se realizaban en Delfos en honor a Apolo. Tradicionalmente se celebraba durante ellos una competición musical de himnos a Apolo. Se celebraban en el tercer año de cada olimpiada.
fueron uno de los cuatro Juegos panhelénicos con los de Olimpia, los Juegos Nemeos y los Juegos Ístmicos. Como los otros grandes juegos, también se consideraban fúnebres, en conmemoración de una muerte: son un aspecto del agon epitaphios que se practicaba junto a la tumba de Pitón, enterrado por su hijo Aix, cuyo nombre significa «la cabra». Parece que los implantó el propio Apolo, tras su victoria sobre Pitón.
L a competición se llamaba Pito, igual que el lugar en el que se realizaba.
Los Juegos Píticos tomaron su forma definitiva después de la llamada Primera Guerra Sagrada.
En los primeros tiempos se celebraban cada 8 años. Este ciclo de 2.920 días correspondía exactamente a 99 lunas y representaba un «gran año».

- Juegos Ístmicos -

Estaban dedicados al dios Poseidón. Tenían lugar en el istmo de Corinto, y se convocaban en el primer y tercer año de cada olimpiada.También llamados Poseidonios, ya que se celebraban en honor al dios Poseidónl que estaban consagrados.
Históricamente es difícil de asignar una fecha de origen, algunos autores han señalado el siglo VII, aunque si bien hasta el año 582 A.C. no tuvieron un carácter panhelénico y se cuenta con verdaderas pruebas irrefutables de su existencia.

Las competiciones se celebraban teniendo una periodicidad bianual
por lo que cada cuatro años coincidían con los olímpicos.

Por este motivo y con tal de no hacerlos coincidir, se desarrollaban en el mes de abril, cuatro meses antes de los de Olimpia, con lo que los atletas podían presentarse a las dos competiciones. Se realizaban toda una serie de pruebas similares a las de los restantes juegos, destacando entre ellas las palestras, las carreras y las competiciones musicales y poéticas.
El vencedorera coronado con ramas de apio seco con el fin de distinguirlo de las otras competiciones como el laurel en los juegos Délficos.

- Juegos Nemeos -

Las primeras noticias que se tienen de ellos vienen del 537 a. de C. Tenían lugar el segundo y el cuarto año de cada olimpiada. Se situaban en el santuario de Zeus en Nemea. Al ganador se le concedía una corona de apio silvestre.
provienen de los juegos fúnebres, ya que los jueces iban vestidos de luto (color gris-negro).
A esto se une la ubicación del templo de Zeus, del cual aún quedan en pie algunas columnas, en un bosque sagrado de cipreses, un árbol que siempre simbolizó la muerte y el infierno.
Las competiciones se iniciaron en el 573 a.C. y fueron instauradas por la cercana ciudad de Cleone. A las competiciones gimnásticas e hípicas se añadieron las musicales en época Helénica. a partir del siglo I a. C. las mujeres pudieron participar.
Cuando en la primera mitad del Siglo IV a. C., se construyó el templo de Zeus los juegos también fueron consagrados al dios soberano.
Desde su nacimiento tuvieron lugar cada dos años en julio-agosto, en el segundo y cuarto año de la olimpiada.